Siguenos
Domingo 07 de marzo de 2021
Redes sociales como instrumento para la democratización o la manipulación

Actualizado: 2021-01-18
Redes sociales como instrumento para la democratización o la manipulación

Juan Manuel Vázquez Barajas (Twitter: @juanmanuel_vb)

Las redes sociales llegaron de golpe a nuestras vidas, hace diez años, en México, apenas se comenzaba con la masificación de ellas. Si bien desde años, estas ya existían, su uso era limitado, ahora nos encontramos en un punto, donde prácticamente un perfil en una red social se puede considerar un documento de identificación; tal es su importancia, que muchas agencias de trabajo realizan investigaciones en redes sociales antes de contratar a algún postulante.
Sin lugar a dudas, las redes sociales nos han beneficiado de distintas maneras, la comunicación y el mercado llegaron a comunidades que antes se consideraban olvidadas, o no tenían la relevancia que hoy tienen. La unidad de comunidad también se expandió, con la creación de grupos de ayuda comunitaria, secciones de venta y hasta de chismes.
Cuando se habla de redes sociales y democracia, pueden observarse dos puntos de vista, el optimista; que nos muestra cómo las redes sociales favorecen el contacto directo con la población, la participación ciudadana, el intercambio de ideas, y la deliberación. Y su contraparte, pesimista; que cuestiona el exceso de información, no siempre verás en dichas plataformas, y el mal uso que se pueda dar de las mismas.
El tema en boga, es el control de las redes sociales y, la controversia que muchas veces representa, aceptar términos y condiciones, que se renuevan constantemente, transgrediendo nuestra privacidad. Hace un par de días, nos tomó por sorpresa la renovación de términos y condiciones de WhatsApp, una de las plataformas más usadas en nuestro país, pues de acuerdo a un estudio realizado por la UNAM, en 2020, se encontró, que al menos 77 millones de mexicanos y mexicanas lo usan de manera frecuente. La polémica se generó, pues los nuevos términos y condiciones, establecían que la información de las y los usuarios, podrá ser compartida con las empresas que componen el grupo Facebook (Facebook, Instagram, WhatsApp, Oculus, entre otros).
Al respecto, el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales hizo un llamado a la ciudadanía, a revisar a detalle los nuevos términos y condiciones, pues pudiera vulnerarse la privacidad de las y los usuarios. Al aceptar, se le daría el consentimiento a WhatsApp para compartir información con Facebook, y de esta manera, crear anuncios personalizados en las diferentes redes. Lo cual significa, que todo lo relacionado con tu persona, será expuesto: llamadas, mensajería, compras, datos de consumo e incluso hasta la foto de nuestros perfiles.
¿La democracia se encuentra en riesgo?
El control de las redes sociales es uno de sus principales defectos, el cual, claramente, influye en la manera de pensar de sus consumidores, convirtiendo a quien las administra en los generadores de opinión, de esta manera, puede suceder que todo lo que se establezca ahí, es una realidad a modo.
Estados Unidos tiene en estos días, una de sus transiciones democráticas más controversiales de su historia. Donald Trump se encuentra suspendido de su red social favorita, Twitter, e incluso de otras redes sociales, como Facebook, pues se le acusó de hacer apología a la violencia, y se le señaló, como responsable directo de la incitación para la toma del Capitolio en días pasados. Aunado a esto, se agregó un segundo juicio político para el aún presidente Trump, convirtiéndolo, en el primero en la historia de los Estados Unidos en afrontar dos.
Lo interesante de dicho fenómeno, es que indudablemente, sin las redes sociales, los acontecimientos que ahora se suscitan, serían muy distintos. Donald Trump logró su popularidad, al ser uno de los mandatarios que más tiempo le invirtió a su propaganda política en las redes sociales, antes y después de ser nombrado presidente. Es decir, lo que publicaba, se convertía en una verdad para sus seguidores.
El problema con las redes sociales, es el mismo que tanto Zygmunt Bauman como Humberto Eco observaron; cuando alguien controla las redes, sin importar quién sea, y sin importar lo que diga, se convertirá en “líder de opinión”, condicionando a quienes consuman dicha posverdad. De esta forma, pudiera pensarse que el proceso democrático tiene en las redes sociales y su control una arista de componentes positivos y negativos.
Una de las controversias más difundidas, es que las redes sociales nos vigilan, pero, quién vigila la red social.
Es demasiado peliagudo establecer hasta qué punto nuestra libertad de expresión se ve en riesgo, cuando la información que transmitimos, ha sido previamente tergiversada. Tal vez, es momento de considerar que las futuras generaciones, deben educarse en el correcto control de la información virtual. Asimismo, reflexionar sobre el poder que le estamos cediendo a las redes sociales, convirtiéndolas en un mecanismo que pueda llegar a censurar.
Hoy más que nunca, las instituciones políticas, deben poner especial atención en las redes sociales, pues estamos viviendo un proceso enteramente virtual.

AVC Noticias 2013 - Contacto [email protected]Diseño Amarillo Estudio • Programación Firewall Soluciones