Siguenos
Jueves 22 de octubre de 2020
Okupa CNDH: víctimas hartas de ataques y omisiones del poder

Actualizado: 2020-09-10
Okupa CNDH: víctimas hartas de ataques y omisiones del poder

Miguel Ángel Díaz

La marcha inédita de miles de mujeres el pasado 8 de marzo a nivel nacional y en Xalapa Veracruz, contra la violencia machista y la indiferencia y hasta ataques del presidente Andrés Manuel López Obrador contra la lucha feminista fue una aviso de la okupa en las instalaciones de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y de lo que viene.

Desde el pasado 4 de septiembre, el colectivo feminista Frente Nacional Ni una Menos México tomó las instalaciones de la CNDH ubicadas en el Centro Histórico de la Ciudad de México, como una forma de protesta contra la inseguridad, la violencia de género, las malas investigaciones, la deficiencia atención a las víctimas en las dependencias por parte de cientos de funcionarios en México encargados de “proteger” a las víctimas mujeres.

Pero sobre todo como una forma de protesta contra la omisión del propio presidente de México, AMLO que en reiteradas ocasiones ha desdeñado no solo el incremento de los feminicidios y violencia hacia las mujeres si no que ha atacado desde su púlpito mañanero la protesta feminista.

Y es que de acuerdo a cifras oficiales, en México las muertes violentes de mujeres se han duplicado en los últimos seis años, pues el número de asesinatos de 2015 a la fecha creció un 103,3 por ciento. Durante ese periodo 167 mil 597 mujeres fueron asesinadas.

No solo las muertes de mujeres se han incrementado, si no también las violaciones de niñas y el maltrato también. Una de las consecuencias de este fenómeno es la violencia en México originada por la estrategia gubernamental contra el narcotráfico que no ha cambiado desde que Felipe Calderón llegó al poder y el nuevo presidente, que en campaña dijo que la cambiaría, no lo hizo.

A parte de eso, el propio presidente se han encargado de demeritar el movimiento de mujeres víctimas de la violencia, al catalogarlas como conservadoras, también quitó los recursos para que operaran los refugios donde otras mujeres apoyaban a mujeres víctimas y disminuyó el presupuesto de las Comisiones Ejecutivas de Atención a Víctimas, dependencias que ahora solo tienen dinero para pagar sueldos de la burocracia, pero no para ayudar a las personas vulneradas, por las que fueron creadas. Vaya paradoja.

Por eso y con justa razón las mujeres tomaron la CNDH porque no les han ayudado, no ha disminuido los casos y solo observan cómo un ejército de funcionarios “caviar” viven con el presupuesto destinado para ellas.

El okupa a la sede de la CNDH, dirigida por Rosario Ibarra de Piedra impuesta por AMLO y quien llegó al poder de manera irregular, puso en jaque al presidente que no sabe cómo reaccionar. Y ha reaccionado mal al catalogarlas como vándalas por pintarrajear un cuadro de Francisco I Madero. La respuesta de las mujeres víctimas de la violencia convertidas en activistas, porque los funcionarios encargados no hacen su trabajo, fue lapidaria: “¿Por que no se indigna este señor de la violación que padeció mi hija a manos de un funcionario?”

Cada reacción presidencial es una chispa que enciende el fuego de la lucha de las madres de desaparecidos y víctimas de la violencia y mujeres en general. Las víctimas amenazan con hacer lo mismo: tomar las sedes en los estados de Derechos Humanos.

Como mencioné en la entrega de este columna el pasado mes de marzo, en la marcha del 8 de ese mes, las mujeres mostraron el músculo al presidente y los gobernadores como el de Veracruz. Su lucha es legítima y están dispuestas hacer lo que sea para que no solo sean escuchadas si no para que el discurso presidencial cambie y tomo el toro por los cuernos. Y sobre todo que los recursos y funcionarios realmente hagan su trabajo.

La okupa de la CNDH es el inicio de las reacciones y movimientos latentes en México, que fueron paralizados momentáneamente por la emergencia sanitaria a causa de la pandemia del Covid-19, pero que se reactivarán poco a poco, una vez que pase lo peor: el movimiento de desaparecidos afectados por el recorte de recursos, familiares de niños con cáncer por la falta de medicamentos, los afectados y opositores al Tren Maya, la reacción del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) por el incremento de paramilitares en zonas zapatistas y el acordamiento del Ejército y los empleados del sector salud golpeados a consecuencia de un manejo errático de la pandemia y los que se sumen.

Thriller Político
Miguel Ángel Díaz
Entradas
Pagina 1
AVC Noticias 2013 - Contacto [email protected]Diseño Amarillo Estudio • Programación Firewall Soluciones