Siguenos
Miércoles 12 de mayo de 2021
Caso Lozoya: Oportunidad de AMLO para dar vuelta al fracaso del manejo de pandemia y crisis económica

Actualizado: 2020-07-19
Caso Lozoya: la oportunidad de AMLO para darle la vuelta al fracaso del manejo de la pandemia y la crisis económica

Miguel Ángel Díaz

En política nada es coincidencia y entre los hombre de poder cualquier circunstancia es utilizada para afianzar su poderío o darle la vuelta a situaciones adversas que no estaban consideradas.

La popularidad del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y de la su partido, Morena, va en picada no solo por los casos de corrupción en su gobierno y gobiernos locales, o por los índices de violencia a la alza ( que la mayoría equívocamente lo ve normal ya que estas alturas “ya no importa”) si no por el pésimo manejo de la pandemia del Covid-19 que a la fecha lleva más 38 mil muertos y una economía en crisis y ningún acción o programa que de visos de esperanza. Y aún viene lo peor.

Pero con sus acciones y declaraciones, al presidente no parece importarle nada de eso, ni la violencia doméstica contra las mujeres, los desaparecidos que no aparecen y se acumulan, el desempleo de millones de mexicanos y miles de negocios cerrados. Lo que si le preocupa son las elecciones del próximo año donde se renovarán los diputados federales, alcaldías y diputados locales en varios estados del país como en Veracruz. Los resultados electorales será la verdadera calificación de la sociedad de la gestión del presidente y su partido.

Pero hay algo que puede evitar un voto de castigo y Morena pueda conservar la mayoría en el Congreso de la Unión: el caso de Emilio Lozoya. El ex director de Pemex ya se encuentra en México detenido, acusado por casos de corrupción. Por eso a AMLO muestra su risa de boca en boca cuando habla de él. Está confiado que esa será su salvación para conservar la mayoría absoluta y seguir acumulando poder.

Quizás le pueda resultar esa estrategia siempre y cuando el caso Lozoya se convierta en un maxiproceso que lleve a la cárcel no a “charales” como la justicia mexicana acostumbra si no a peces gordos como los ex presidentes Enrique Peña Nieto del PRI y a Felipe Calderón del PAN y uno que otro gobernador, como pasó en Perú o Brasil donde se destapó la corrupción de la empresa Odebrecht, favorecida por la clase política gobernante a consecuencia de la investigación judicial conocida como «Lava Jato». En México la empresa brasileña dio millonarios sobornos a los gobiernos panistas y priistas pero a la fecha nadie ha sido encarcelado, excepto Lozoya.

Acusado de recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, antes y durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, Emilio Lozoya tiene la oportunidad de mostrar los videos que dice tener y hundir a Enrique Peña Nieto. Sabe que ya no tiene protección política porque otro partido gobierna en México. ¿O si?. Ya se verá.

La Fiscalía General de la República ahora si tendrá que pedir cooperación con sus similares en Brasil o Perú y otros países donde la investigación llevó a destapar toda una red de delincuencia organizada ( no la que nos venden las narco series, si no la verdadera) que es operada por la clase política gobernante, desde el presidente de la República, ministros, empresarios, legisladores, gobernadores y alcaldes. La fiscalía federal tendrán que abrir proceso de delincuencia organizada pero las fiscalías locales (en su mayoría controladas por Morena) tendrán que hacer su parte para presentar denuncias contra funcionarios locales por abuso de poder o desvío de recursos y otros delitos tipificados en las leyes locales.

En 2017, Proceso dio a conocer que dentro de la investigación de “Lava Jato”, la Fiscalía de Brasil reveló que dos empresas offshore fueron utilizadas por Odebrecht para el pago de sobornos, transfiriendo 3 millones 754 mil dólares a una compañía “fachada” del estado de Veracruz, a inicios del gobierno de Javier Duarte para la modernización de la refinería de Minatitlán en el gobierno de Felipe Calderón.

“De acuerdo con la información, difundida por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), el dinero se envió a Blunderbuss Company de México SA de CV, una empresa constituida en 2008 en Poza Rica, Veracruz, que carece de instalaciones y de operaciones comerciales visibles. Detrás de esta compañía opera una red de prestanombres que estaba vinculada al gobierno de Javier Duarte –detenido en Guatemala, acusado por delitos relacionados con actos de corrupción–, así como a la oficina de Odebrecht en México” dice la investigación periodística.

En 2016 también durante el gobierno de Javier Duarte el Congreso de Veracruz otorgó a la empresa brasileña la concesión del manejo del agua del puerto de Veracruz y Medellín. Y también en el gobierno priista del hoy encarcelado, a Odebrecht le entregaron la concesión de la planta Etileno XXI en Nanchital.

La Fiscalía de Veracruz tendrá que actuar para investigar este y otros casos y sancionar la red de políticos y empresarios que fue utilizada para concretar estos negocios. ¿Cuánto dinero de sobornos recibieron los diputados, alcaldes y el propio Javier Duarte para otorgar los contrarios?. ¿Será capaz?.

En Perú, el presidente Pedro Pablo Kuczynski dimitió porque la corrupción de Odebrecht lo salpicó y fue detenido. El ex presidente de ese país Alan García, se dio un tiro en la cabeza después de ser acusado por el mismo delito. La policía iba por él a su casa por eso se suicidó. Mientras que en Brasil, el ex presidente Michel Temer fue encarcelado por recibir sobornos de la empresa.

La pregunta es: ¿En México hasta dónde llegará la justicia?. ¿Se llevará a cabo un maxi proceso con la detención de los ex presidentes Enrique Peña Nieto o Felipe Calderón?. ¿O solo será un caso mediático para capitalizarlo en materia electoral?. Ya se verá.
Thriller Político
Miguel Ángel Díaz
Entradas
Pagina 1 | 2 Siguiente >
AVC Noticias 2013 - Contacto [email protected]Diseño Amarillo Estudio • Programación Firewall Soluciones