Siguenos
Lunes 04 de marzo de 2024
Compañero de bolsillo y de vida

Actualizado: 2023-07-05


Compañero de bolsillo y de vida 


Dependencia. 


 


El tiempo es fundamental y más cuando pretendes ser puntual, sin duda situación que no a muchos se nos da y más si eres mexicano. Siempre llegamos tarde, siempre tenemos mil excusas pero jamás llegamos puntual, es más me atrevo a decir que en algunos momentos culpamos a otras personas o peor aún, citamos a las personas media o una hora antes, para encontrarnos y ni así llegan a la hora acordada o el evento se retrasa. 


 


Hace un par de días quise llegar temprano a una reunión  y ser puntual, sin pensarlo mucho salí rápido de mi casa. Tenía el presentimiento de que algo raro estaba sucediendo, busqué mi celular para llamar y avisar que estaba por llegar al lugar; y para cerciorarme de que eran diez minutos de anticipación; pero me percaté que lo había dejado en casa, hecho que por el momento no le presté mayor importancia; ¡bueno sí! hay que empezar a reconocer las cosas.


 


Traté de que no me afectara tanto, pero entre más me alejaba de él, seguía sintiendo un enorme vacío.


 


Una experiencia frustrante y estresante, que intentaba pasar desapercibida; pero los segundos del reloj y mis nervios, tenían una competencia garrafal de a ver quién avanzaba más rápido. Un par de minutos después, mi corazón le entraba al quite al latir cada vez más fuerte mientras que mis manos sudorosas anhelaban al electrónico. No pude más y opté  por regresarme por él, sentía que me daba un infarto. Si me preguntas por la puntualidad; sí, me valió madres la puntualidad.


 


Solo me pasa a mí o a ti también. 


 


Me sentía incompleto ciertamente, que mi cuerpo se desprendía de mi alma; mm…será que así se siente cuando morimos de verdad; cuando comes algo sin chile o sin sal; o peor aún, cuando en las comidas de caldos no hay limón. Ok no me importa, conclusión se siente horrible. 


 


El estar incomunicado te hace inútil.


 


Empecé hacerme una autodestrucción en mi mente, mientras que en el cuerpo me rodeaba el miedo y la angustia, para al final pasar a la irritación; todo eso, por el simple hecho de haber dejado unos minutos el celular en el domicilio. No quiero ponerme a pensar, en todas aquellas personas que dependen del celular o que lo utilizan como medio de trabajo, me preocupa que tipo de problema de salud mental vivirán y más cuando lo pierden.


 


La Nomofobia es el miedo irracional sin un Smartphone.


 


En algún momento de tu vida con el celular en la mano te ha sucedido que no tienes señal o solo te queda un por ciento de batería, pues yo creo que si te ha pasado y me atrevería a decirte que te has puesto  agresivo, triste, lloras o manifestado miedo por quedarte sin conexion. 


 


La salud mental es parte fundamental del ser humano; no hay que olvidarnos de esto.


 


La dependencia es un trastorno psicológico que se caracteriza por una preocupación desmedida a algo. En mi caso, cuando olvidé el celular, sin temor a equivocarme podría decirse que mi preocupación fue en exceso, ya que si no me hubiera regresado por el celular no habría pasado nada, al final de cuentas el objetivo era llegar puntual, el cual lo estaba logrando; ahora esa dependencia  me generó un trastorno de identidad, baja autoestima y una sensación de vacío y hasta ansiedad  por lo que de ser recurrente tendría que llevar un tratamiento psicológico para establecer límites saludables o en su caso, dejarlo pasar como anécdota y cuando me vuelva a suceder simplemente no hacer caso y dejar fluir el momento, para aprender a vivir sin estar conectado. Y tú qué opinas o qué sensación te ha causado el perder un celular  o el dejarlo por unos minutos lejos de tu alcance.




...
AVC Noticias 2013 - Contacto [email protected]Diseño Amarillo Estudio • Programación Sinergia Digital