Siguenos
Domingo 03 de marzo de 2024
Constitucionalismo social y revolucionario

Actualizado: 2024-02-06

PUNTO Y COMA


 


Constitucionalismo social y revolucionario


 


Por Yair Ademar Domínguez


 


Este lunes 5 de febrero conmemoramos la promulgación de las constituciones de 1857 y 1917 y en el acto protocolario de izamiento de Bandera, en el parque Benito Juárez de Xalapa, en presencia del gobernador Cuitláhuac García Jiménez y de las presidentas del Congreso local, diputada Adriana Esther Martínez Sánchez, y del Tribunal Superior de Justicia, magistrada Lisbeth Aurelia Jiménez Aguirre, tuve la oportunidad de dirigir un mensaje como Subsecretario de Gobierno.


 


La Constitución de 1917 fortaleció nuestro sistema político y garantizó los derechos sociales de las personas, al incluir por primera vez en el mundo garantías sociales en una Constitución, rompiendo paradigmas liberales de que las Constituciones sólo debían integrarse por garantías del individuo y parte orgánica. Del proyecto presentado por don Venustiano Carranza fueron aceptados los cambios en cuanto a la organización política del país que le reafirman su carácter presidencialista.


 


La gran novedad de esta Constitución ha sido el “constitucionalismo social”, los mismos principios que enarbolan en nuestro país la Cuarta Transformación. Dicho de otras palabras: con el pueblo todo, sin el pueblo nada. Los principios fundamentales de esta Carta Magna fueron: soberanía popular, garantía de los derechos individuales y sociales del hombre, el sistema representativo de gobierno, la división de poderes, el sistema federal, la rectoría del Estado sobre el desarrollo nacional y la economía mixta y la separación entre el Estado y las iglesias.


 


A finales de 1915 don Venustiano Carranza convocó a un Congreso para que elaborara una nueva Constitución, como la del 57, la Constitución establecía el sistema federal, la separación de poderes, la no reelección, un poder legislativo de dos Cámaras y una Comisión legislativa permanente. Promulgada el 5 de febrero de 1917 la sede fue el Teatro de la República de la ciudad de Querétaro. Surgió de las reformas realizadas a la Constitución de 1857 que incluyó artículos sugeridos de los ideales de la Revolución mexicana.


 


La inclusión de los “derechos sociales” marcó un hito y un antecedente para el resto del mundo. Por ello, esta Carga Magna es llamada “la primera Constitución social del siglo XX”. Detrás del documento del 5 de febrero de 1917 está la lucha de un pueblo —en la Guerra de Independencia— que buscaba conquistar libertades para alcanzar justicia social y un régimen de derecho, algo que gozamos hoy como nunca los mexicanos.


 


No hay que olvidar que la Constitución de 1917 es un documento que surge del movimiento revolucionario para restablecer el orden constitucional que se pasó por el arco del triunfo del régimen de Porfirio Díaz. Este nuevo orden legal dio luz, camino, dirección, como proyecto transformador, a un periodo de paz y justicia social. 


 


“Estamos en el momento más solemne de la revolución”, dijo el Constituyente Francisco J. Múgica al elogiar el documento constitucional de 1917. El General, llamado “una de las voces más agresivas y vigorosas del Congreso Constituyente reunido en Querétaro”, añadió: “Me resta decir en honor del Primer Jefe don Venustiano Carranza paladín de esta Constitución y de cada uno de los diputados que integraron este Congreso, que el prestigio del Código Supremo se debió al respeto profundo, sin restricciones, que el Primer Jefe tuvo para la libertad de la asamblea de Querétaro y a que los representantes de todos los distritos de la nación no admitimos ni consignas oficiosas, ni componendas con influyentes, ni aceptamos el clamor de los técnicos para seguir caminos trillados y defraudar las esperanzas del país y de la Revolución”.


 


“Pedimos, por último, que a este homenaje que se nos rinde, siga por parte del pueblo un acatamiento fervoroso de los preceptos que lo rigen; por parte de los gobernantes un acatamiento estricto a la Constitución de 17 y por parte de nosotros mismos una esperanza que nuestro ideal continuará siendo y será la esperanza de México”.


 


He ahí, la muestra fehaciente, de la esperanza que sigue impulsando a este país con la Cuarta Transformación, una esperanza fundada en el constituyente mexicano. 


 


Comentarios: Facebook Yair Ademar Dominguez Twitter @YairAdemar

AVC Noticias 2013 - Contacto [email protected]Diseño Amarillo Estudio • Programación Sinergia Digital