Siguenos
Sábado 22 de junio de 2024
La militarizaci�n del gobierno

Actualizado: 2021-05-17
La militarizaci�n del gobierno


H�ctor Yunes Landa

Articulista Invitado


La creciente intervenci�n de los elementos de las fuerzas armadas en nuestro pa�s en las m�s diversas tareas del gobierno federal es para suplir las funciones que una administraci�n federal ineficaz y demagoga no ha sabido realizar.



Hoy las fuerzas armadas los mismo sirven a la seguridad p�blica, que construyen aeropuertos y refiner�as, transportan combustible, toman control de los hospitales p�blicos donde se atiende Covid19, resguardan las vacunas contra el coronavirus, fabrica uniformes para el personal m�dico, act�an como guardia fronteriza, son los responsables de las aduanas del pa�s y hasta de la distribuci�n de libros de texto gratuitos. Eso sin contar sus tareas ordinarias de ayuda en casos de desastre (Plan DN-III) y la custodia de instalaciones estrat�gicas.



La asignaci�n de nuevas tareas oblig� a que el gobierno morenista despliegue en todo el pa�s a 217 mil 505 efectivos militares, entre miembros del Ej�rcito, la Marina y de la Guardia Nacional, esta �ltima instituci�n creada en este sexenio y que ya representa la mayor instituci�n de seguridad con casi 100 mil elementos.



Esta cantidad de efectivos -de acuerdo con un reporte publicado por El Universal-, supera el doble de los desplegados por el gobierno de Felipe Calder�n, a quien L�pez Obrador se�al� en el pasado de �militarizar el pa�s�. Asimismo, son 98 mil elementos m�s de los que despleg� el gobierno de Enrique Pe�a Nieto, a quien tambi�n acus� de incumplir el compromiso de regresar el Ej�rcito a los cuarteles.



Sin embargo, no se puede hablar de militarizaci�n del pa�s sino de la militarizaci�n del gobierno. Las fuerzas armadas no han extendido su presencia en el territorio nacional, sino que han acentuado su participaci�n en el cumplimiento de las tareas de la administraci�n p�blica. El falso debate sobre la militarizaci�n del pa�s ha sido provocado por la politizaci�n que ha hecho el Presidente de la Rep�blica sobre las funciones del Ej�rcito y las tareas de seguridad p�blica.



El crecimiento exponencial de las fuerzas armadas en el pa�s ha puesto en evidencia la incapacidad del gobierno federal en �reas estrat�gicas, as� como el fracaso del proyecto de la Guardia Nacional. Muchos mexicanos seguimos sin comprender el paso que dio el presidente despu�s de criticar la presencia del Ej�rcito en las calles a garantizar la presencia de las fuerzas armadas al menos hasta el final de su gobierno, con lo que incumpli� una de sus promesas de campa�a m�s simb�lica: regresar al Ej�rcito a sus cuarteles.



El eterno candidato a la Presidencia se comprometi� durante casi una d�cada a dejar la seguridad p�blica a cargo del gobierno civil y no del Ej�rcito. En 2012, L�pez Obrador ofreci� regresar al Ej�rcito a los cuarteles en s�lo seis meses.



Cuatro a�os despu�s, ya como Presidente de Morena, pidi� al titular de la Secretar�a de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, "no continuar con la pol�tica coercitiva, pues no se resuelve nada con el uso del Ej�rcito, Marina, polic�as, c�rceles, amenazas de mano dura, con leyes m�s severas, dado que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia".



Ya en 2018, el equipo de transici�n del gobierno federal entrante asegur� que el regreso de los militares a sus cuarteles ser�a largo, pero bien ejecutado y que podr�a sacarlo de las calles para el 2021, justo a la mitad del gobierno de L�pez Obrador.



En realidad sucedi� exactamente lo contrario al compromiso de campa�a y al asumido, poco despu�s, como gobierno electo. El 11 de mayo de 2020, el Presidente emiti� un decreto mediante el cual del Ej�rcito y la Marina podr�n ejecutar legalmente doce funciones de seguridad p�blica que por definici�n eran competencia exclusiva de los polic�as civiles en M�xico. La vigencia de la participaci�n del Ej�rcito y la Marina est� pactada para concluir el 27 de marzo de 2024.



En casi seis d�cadas de gobiernos civiles, el Ej�rcito no ha mostrado intenci�n alguna de usurpar al gobierno. En muchos casos, ha hecho lo que los gobiernos civiles han dejado de hacer.



Sin embargo, hoy, en medio del actual proceso electoral, L�pez Obrador intenta imponer a nuestras fuerzas armadas una falsa disyuntiva: que sus servicios a la naci�n sean, por extensi�n, a favor de la llamada Cuarta Transformaci�n, por lo que estar�a negando al Ej�rcito la necesaria neutralidad pol�tica que lo ha convertido en la instituci�n de mayor credibilidad ante los mexicanos.



El Ej�rcito est� a favor de la naci�n, no del gobierno. La lealtad se profesa al Presidente no a la persona que de manera temporal ocupa el cargo. Su trabajo es apoyar y fortalecer las instituciones del pa�s adem�s de garantizar la seguridad nacional; el gobierno de L�pez Obrador ha intentado exactamente lo contrario.



No tengo la menor duda de que las fuerzas armadas seguir�n siendo el garante de la democracia y nunca al rev�s.





Facebook.com/HectorYunes

Instagram: hectoryuneslanda

Twt: @HectorYunes
AVC Noticias 2013 - Contacto [email protected]Diseño Amarillo Estudio • Programación Sinergia Digital