Cafetaleros apuestan a plantas de Guatemala para resistir la roya

Por: Verónica Huerta /AVC Noticias
Fotografía: Héctor AD Quintanar /AVC Noticias


2021-10-14
Las fincas de café de Coatepec y la región poco a poco han migrado a la siembra de plantas DF12 proveniente de viveros de Guatemala, que promete resistir a la plaga de la roya, dar una producción de mayor calidad y así obtener mejores precios en el mercado, señalaron productores.


Coatepec, Ver.- (AVC/Verónica Huerta) Las fincas de café de Coatepec y la región poco a poco han migrado a la siembra de plantas DF12 proveniente de viveros de Guatemala, que promete resistir a la plaga de la roya, dar una producción de mayor calidad y así obtener mejores precios en el mercado, señalaron productores.


En las fincas localizadas a unos cuantos kilómetros de la cabecera municipal de Coatepec y cerca de la localidad de Tuzamapan, se observa a hombres del campo que hacen limpieza del terreno, con sus manos y azadones arrancan la hierba que se empeña en crecer alrededor de las plantas recientemente sembradas.


Son plantas sembradas en viveros de Guatemala, se llama Anacafé14; cada una tiene un precio de entre 6 y 7 pesos y ahora crecen en tierras coatepecanas.

Uno de los productores se localizaba en su finca, acudió a supervisar los avances de limpieza del terreno que hacían los campesinos contratados por él.


“Se acabó la siembra, estamos en la época de fertilizar y limpiar las plantas. La siembra fue en junio, julio, agosto y septiembre. Son estas plantas chicas, las más chicas las sembramos hace un año y las otras más grandes llevan dos años sembradas, y la primera cosecha la tenemos a los 3 años de que las sembramos”, dijo el productor que solicitó el anonimato.


Agregó que en su finca sembraron la variedad nueva Anacafé14 es resistente a la roya, es germinada, y esperan que de cada 100 plantas sembradas en tierra de Coatepec, 90 arraiguen, sobrevivan a las inclemencias del tiempo.


“La roya acabó con todo, fue muy mala esa época hace 10 años, ahorita estos son sembradíos nuevos, esta era una plantación vieja antes, que se la acabó la roya tuvimos que tumbar toda y empezar de cero, hace dos años esta finca la empezamos de cero, todo, todo se quitó”, expresó el productor con melancolía.

Agregó que en el 2018 y 2019, antes de la pandemia del coronavirus la finca se quedó sin nada sembrado, y sólo dejaron los árboles de hule y chalahuites, considerados como generosos porque dan sombra a las plantas de café.


El productor expresó que para empezar de cero, volver a sembrar tienen que hacer una inversión fuerte, porque se debe comprar la planta, y pagar los salarios de los trabajadores, además de los fertilizantes que se usan para hacerla crecer.


Finalmente, aseguró que el café cada vez es más cotizado en Estados Unidos y Europa, y México comenzó a consumirlo en grano, para dejar a un lado el soluble.

“Nosotros llegamos hasta el beneficio húmedo – seco, lo tostamos y exportamos el café a Europa, pero ya hay mucho consumo en México a la gente le gusta, si se exporta pero ya no tanto, porque este café de calidad se queda en México la gente ha aprendido a degustar el café de calidad” expresó el productor.


Fincas en Coatepec casi desaparecen por crisis económica


El integrante del Consejo Regional del Café, Cirilo Elotlán Díaz expresó que las fincas de café en Coatepec prácticamente desaparecieron por la crisis económica, y ahora el aromático se siembra en tierras de los municipios de Cosautlán, Espinal, Teocelo y Xico.

Sin embargo, se prevé que los plantíos de café en Xico se pierdan porque hay migración de jóvenes y los adultos mayores ya no tienen fuerzas para acudir a las fincas a limpiar terrenos, sembrar, fertilizar y cosechar.

“Me llama mucho la atención Xico, son tierras prodigiosas para sembrar café pero pregunto: ¿Oigan por qué no cultivan los cafetales? Me dicen: Los viejitos se conforman con cobrar lo de su pensión de viejitos, pues entonces para qué van a las fincas si ya cobran pensión. Y los chavos andan en otras ondas que ya no quieren saber del café” afirmó Elotlán.


Refirió que en las cosechas del año 2020-2021, los productores perdieron hasta el 40 por ciento de sus ingresos porque el café cereza apenas la pudieron vender entre 8 y 8.50 pesos, y el quintal de pergamino tuvo un precio de 2 mil 400 y 2 mil 500 pesos.


Sin embargo para julio y agosto del 2020, el precio del café se elevó de “ manera desorbitante” esto es que en el extranjero lo pagaban en 207 dólares las 100 libras.


“Esto quiere decir que si el kilo de cereza lo estuviéramos cortando en ese momento estaría valiendo a 15 pesos el precio de cereza, incluso en cafeterías estuvieron pagando a 3 mil y 3 mil 500 pesos el quintal de pergamino, casi mil pesos arriba de lo que valió anteriormente”.


Recalcó que el café es un negocio y los pequeños productores con fincas en Tuzamapan, Bella Esperanza y Estanzuela comenzaron a cortar para vender en unas semanas, aunque se los paguen a precio módico, porque ese es su único ingreso, “aunque sea barato”.


“Ya están cortando, es poco, como nosotros decimos rancheramente ´las pepenas´ pero ya estamos recolectando. El café es un negocio de por vida pero los cafetaleros estamos descapitalizados, entonces cómo el productor no tiene dinero para comer, corta y vende y prefiere comprar en comida y ya no invierte mucho en la finca”, afirmó.