Siguenos
Domingo 19 de septiembre de 2021
Las nenis: discriminación, informalidad laboral e incompatibilidad de horarios y vida familiar

Actualizado: 2021-02-22
Las nenis: discriminación, informalidad laboral e incompatibilidad de horarios y vida familiar

Miriam Lagunes

En últimas fechas un nuevo grupo ha surgido, resultado del argot derivado de la interacción en redes sociales, “las nenis” son mujeres que venden, compran o truequean bienes y servicios en Marketplace o grupos de facebook, su nombre viene del modo en que se llaman entre ellas, no tienen un local ni están dadas de alta en hacienda, comercializan por medio de trato directo y hacen entrega en algún punto de la ciudad a convenir por ambas partes, si bien este modo de nombrar a las mujeres dedicadas al comercio informal es nuevo la práctica no lo es en absoluto.
De acuerdo al INEGI las mujeres producimos una cuarta parte del producto interno bruto del país por medio del trabajo no remunerado y otra parte más mediante el comercio informal, la venta por catálogo de productos varios, rifas, venta de comida, tandas, son solo algunos de los modos mediante los cuales las mujeres hemos logrado obtener recursos para que tanto nosotras como nuestras familias puedan subsistir de mejor modo, son estrategias desarrolladas en gran medida debido a la incompatibilidad de los horarios laborales con la vida familiar, los sueldos precarios y el machismo que se ve reflejado en la falta de oportunidades para acceder a trabajos formales, estas circunstancias se han encrudecido durante la pandemia.
Se estima que de las personas que han perdido su empleo durante la cuarentena hay un mayor porcentaje de mujeres, si tomamos en cuenta que casi la mitad de hogares en México son llevados por jefas de familia con poco o nulo apoyo de los hombres que engendraron a sus hijos y que en este periodo el pago de pensiones alimenticias ha bajado drásticamente, no es de extrañarnos que el número de mujeres dedicadas al comercio informal haya registrado un aumento dramático, las “nenis” que vemos cerrando tratos a través de las diversas redes sociales son, en muchas ocasiones, resultado de la falta de garantías por parte del Estado para acceder a empleos bien remunerados así como el cierre de escuelas y guarderías que permitían dedicar mayor número de horas a una actividad laboral lejos del hogar.
Las redes de apoyo social, el comercio justo, el trueque y las demás herramientas que hemos desarrollado las mujeres a lo largo del tiempo para poder subsistir en un ambiente abiertamente hostil contra nosotras son de reconocerse, sin embargo, tendríamos que analizar más profundamente las repercusiones de la falta de oportunidades laborales formales para nosotras y exigir la implementación de estrategias gubernamentales con enfoque de género para hacer frente a esta crisis, erradicar la discriminación que existe hacia las mujeres comerciantes “nenis” es solo una de las tantas acciones que deberían de llevarse a cabo para disminuir la brecha de desigualdad, por desgracia el camino es largo y los avances lentos, más y mejores oportunidades para las mujeres, no solo la romantización de la precariedad laboral.
Existimos porque resistimos.
Entradas
AVC Noticias 2013 - Contacto [email protected]Diseño Amarillo Estudio • Programación Firewall Soluciones