Siguenos
Martes 12 de diciembre de 2017
Soy feminista y bruja también

Actualizado: 2017-03-10
La fiesta del té



Soy feminista y bruja también



Los opresores no tendrían tanto éxito si no tuvieran aliados entre los oprimidos, dijo Simone de Beauvoir.


El 8 de marzo, mientras se realizaba la marcha conmemorativa del día internacional de las mujeres un joven, sacando medio cuerpo por la ventanilla delantera del taxi en el que viajaba, sacó el dedo del medio para ofender a las participantes.


Un fotógrafofo, Sergio Hernández, de AVC Noticias, alcanzó a captar la imagen y de inmediato se subió a redes.


La respuesta fue la polémica, lo lamentable fue ver que lo calificaban como “héroe sin capa”, ¿por qué paso eso?, porque se ha educado a la sociedad contra el feminismo.


Se nos grita “feminazi” y la imagen que se nos endilga es la de mujeres enojadas, dominatrices, asesinas de hombres, se nos dice que no nos gustan los hombres, que somos brujas espantosas y mata-niños.


Hablan desde el desconocimiento y el desdén de nuestras causas, las desvirtúan y haciendo uso de argumentos simplistas se dice que “si ya tenemos igualdad y votamos y trabajamos y salimos” para qué seguimos peleando, “que somos exageradas porque nos molesta que nos piropeen en la calle”, cuando al que piropea esta a un paso para tocar, al que toca a un centímetro para violar y el que viola da un suspiro para matar…


*Por cierto, el piropo esta considerado como acoso y esta sancionado en la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, como violencia sexual.*


Sin temor, sin vergüenza, como dice Marcela Lagarde, levanto la frente y digo que soy feminista, tengo carácter fuerte y no me dejo, me enojo cuando algo me molesta y no temo expresarlo, no traigo látigo en la bolsa, pero a veces si camino con las llaves entre mis dedos porque he llegado a sentir temor de caminar por la calle, no por tener delirio de persecución, sino por los índices de violencia sexual, secuestro y desaparición de mujeres que se dan en las calles de la ciudad, sólo en febrero 18 casos, según el estudio que realiza Estela Casados, académica de la UV.


Nunca he matado a ningún hombre. Trato a hombres y mujeres con respeto, pero no tolero que me lo falten a mí. Atiendo con ello el tercer párrafo del artículo primero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, donde habla de no discriminar por genero, preferencia, origen étnico, condición social.


No soy mata-niños, no he matado a ningún ser vivo, pero si apoyo que las mujeres, incluyéndome por supuesto, que deseen o necesiten hacerlo, aborten, porque es más valiosa la vida de una mujer viva, autónoma, pensante que de un conjunto de células que no tiene autonomía ni siquiera para funcionar. Pues también lo dice la Constitución Mexicana, cada persona es libre de elegir el número de hijos o hijas y el espaciamiento que habrá entre ell@s.


Y a pesar de eso veo cómo siguen minimizando los feminicidios (tipificados también en el código penal), el hallazgo de mujeres violentadas, el abuso sexual, la violencia en el ámbito doméstico, la desaparición con fines de trata de personas y a pesar de que estos casos se dan en el entorno cercano de quienes nos critican, lo justifican y siguen diciendo aún cosas como “se lo merecía por no atender a su marido”, “se lo merecía por que si ya le pegaba, ¿por qué no lo dejó?”, “se lo merecía por salir con minifalda”, “se lo merecían por salir de noche”. Entonces ¿qué pasó? ¿no que éramos iguales, con los mismos derechos?.


El mismo 8 de marzo murieron adolescentes quemadas en Guatemala, estaban internas en un albergue que era para menores en situación de calle y en conflicto con la ley penal, acusaron que sufrían violencia sexual, maltrato físico y psicológico y nadie las atendió.


Protestaron dentro de ese sitio, que fue descrito como un infierno y las encerraron, quemaron colchones para que las dejaran salir y murieron a consecuencia del incendio.


Las autoridades se deslindan y negaron que haya responsabilidad del estado, que las tenía bajo su custodia.


¿Por qué pasa esto?, Porque la sociedad ha sido construida así, a someter a las mujeres, para que agradezcan lo que tienen como una amable concesión y no se den cuenta de que el que tienen junto y trabaja en lo mismo gane más que ellas, aunque no se quede las mismas horas ni produzca igual.


Porque se nos enseña a las mujeres que “calladitas más bonitas” a “cerrar las piernas con el vestido” a que “detrás de un gran hombre hay una gran mujer”, se ha enseñado el amor romántico donde si te cela es porque te quiere, lo mejor que puede haber es que te besen a fuerza aunque no quieras, porque eso es amor, porque no funcionamos si no es para ellos o por ellos.


Por eso tiene razón Simone de Beauvoir, al decir que entre las oprimidas hay aliadas, porque así las educaron y esa es la realidad que tenemos que deconstruir, cambiar esos esquemas y educarnos sin el velo de los lentes rosa del patriarcado.


Aquí tod@s estamos loc@s


@brisaencontacto columnalafiestadelte@gmail.com

AVC Noticias 2013 - Contacto redaccionavc@hotmail.comDiseño Amarillo Estudio • Programación Firewall Soluciones