Siguenos
Domingo 23 de abril de 2017
Inicio de año: Gasolinazo y disturbios

Actualizado: 2017-01-09
FELIPE DE JESÚS FERNÁNDEZ BASILIO

DESDE A JANELA

INICIO DE AÑO: GASOLINAZO Y DISTURBIOS.

Antes que nada, queridos lectores espero que hayan pasado una feliz Navidad y les deseo un excelente 2017 a ustedes y a sus seres queridos.

Año que inicia con el consabido aumento en el precio de los combustibles derivados del petróleo, el cual es popularmente conocido como el “Gasolinazo” y que consiste en un alza de más del 20 por ciento en promedio, en el precio tanto de las gasolinas como del diésel, situación que causó una gran indignación en amplios sectores de la población, la cual fue aprovechada por los movimientos más recalcitrantes de la izquierda, quienes le atribuyen la culpa a la llamada “Reforma Energética” con la finalidad de obtener dividendos electorales a futuro pero causando otro tipo de problemas de modo más inmediato y esto aunado al pésimo manejo de la situación hecho por el Gobierno Federal .

Primero que nada debemos de explicar el contexto social y cultural en el cual se está produciendo esta situación de aumento al precio de los combustibles derivados del petróleo en nuestro país, mismo que consiste en una serie de mitos que el gobierno nos ha venido inculcando desde la infancia a lo largo ya de muchas generaciones así como de la permanente indefinición que nuestras autoridades han tenido respecto de la política económica a seguir.

Los mitos comenzaron con la expropiación petrolera y la creación de Pemex como un monopolio estatal, ya que desde ese momento se dijo que “el petróleo es de todos los mexicanos”, que “se terminó el saqueo del petróleo por parte de empresas extranjeras”, se endiosó a Lázaro Cárdenas el autor de la expropiación petrolera, entre otras muchas linduras que la educación oficial nos inculcó durante muchos años.

Detengámonos un poquito en L. Cárdenas, porque es el origen del problema, ya que durante su gobierno se intentó implantar un régimen dizque socialista en el país, incluso el artículo 3ro de la Constitución en aquella época rezaba que la educación debía de ser laica, gratuita y socialista, mismo que más bien era inspirado en el comunismo soviético, en el cual la economía se planificaba por el Estado eliminando cualquier injerencia de los particulares en la misma, ya que el mercado era su peor enemigo ¡Ah Maldito Capitalismo!, en aras de lograr una igualdad total entre los miembros de la sociedad.

Pero como es ampliamente sabido los ideales comunistas son mitos que suenan muy bonito pero que en la realidad son imposibles de aplicar y cuando se han intentado implementar, lo único que se ha logrado es igualar a todos los miembros de la sociedad en la miseria, tal y como Churchill alguna vez lo dijo.

Ya que la economía se basa en principios extremadamente flexibles como lo son el de la oferta y la demanda, los cuales determinan el valor de las cosas en un momento determinado, valor que puede variar en cuestión de instantes, siendo eso tan real como que en un determinado momento del día tenemos sed y deseamos una limonada pero carecemos de los insumos para hacerla, teniendo la misma un valor muy alto para nosotros, valor que será menor si contamos con los limones necesarios en nuestra despensa o que será ínfimo si ya se nos pasó la sed; lo cual se traduce en economía a que si otra persona se nos presenta vendiéndonos la limonada, la cantidad que estaríamos dispuestos a pagar por ella sería alta en el primero de los casos (artículo escaso), menor en el segundo (hay opción de hacerla nosotros mismos) o ínfimo en el último (no nos interesa pero si insistes te doy lo que sea), ya que el grado de deseo de la limonada es diferente en cada uno de esos casos, cambiando drásticamente la situación si en lugar de una persona vienen dos o más a ofrecernos la limonada (competencia). Resultando imposible que el Estado nos diga cuanta sed debemos de tener, aunque claro, nos puede dejar sin limones o agua, como sucede en Cuba o en Venezuela.

Pues lo mismo acontece con toda la economía mundial, un producto escaso pero muy deseado resulta caro mientras que uno abundante que despierta poco interés es barato, pudiendo variar el grado de existencia-deseo de ese producto de un momento a otro y eso se ve claramente en los puestos de frutas y verduras: un día el aguacate tiene un precio y al día siguiente puede tener otro.

Por supuesto que los combustibles derivados del petróleo no pueden estar exentos de esas leyes del mercado, de hecho su precio varía de un día a otro, así como de un lugar a otro de acuerdo a la oferta y la demanda que tengan, tan es así que diariamente se fijan los precios internacionales del petróleo.

Siendo el fin de la reforma energética precisamente el de revertir la expropiación petrolera y la consiguiente determinación por parte del Estado del precio de los combustibles derivados del petróleo por ser dicho precio irreal, ya que como también es sabido los combustibles se importan porque no existen suficientes refinerías en nuestro país y el monopolio estatal lo que hacía era comprarlos al precio del mercado para posteriormente venderlos a la población al precio establecido absorbiendo las diferencias que hubiera en el mercado internacional.

Ahora bien, hablando de la reforma energética, podemos decir que ésta es atinada en cuanto a su fin pero así mismo es un desastre en cuanto a su implementación, me explico, es lo correcto dejar que el mercado regule los precios de los combustibles derivados del petróleo así como la desaparición del monopolio estatal en la producción, importación, distribución y venta de los mismos, hasta ahí está bien.

Pero ¿Por qué empezar con un aumento drástico en el precio de los combustibles permaneciendo durante un buen tiempo todavía el monopolio del Estado?, ¿Por qué engañar a la población diciendo que con la reforma energética iban a bajar los precios de dichos combustibles, cuando en realidad los han aumentado drásticamente sin que siquiera llegue el mercado a esos productos?, y la principal pregunta: ¿Por qué demorar tanto la entrada de las leyes del mercado en la comercialización de estos combustóleos?

La respuesta es muy sencilla, porque el Gobierno ante la inevitable apertura al mercado de los combustibles quiere ganar el mayor dinero posible por su comercialización, antes de que la entrada del mercado en ese sector se materialice y por lo mismo la demoró lo más que pudo a fin de que la administración de Peña Nieto resulte lo menos perjudicada posible por esa desincorporación.

En sí esa es la trampa que nos han puesto los tecnócratas, ya que por un lado quieren colgarse la medalla de haber liberado la venta de combustibles pero por el otro quieren llevarse el mayor dinero posible antes de que eso suceda, lo cual lo hacen con el pretexto de enseñarnos (como si fuéramos mentalmente disminuidos y no compráramos muchas otras cosas sujetas a las leyes del mercado cotidianamente), cómo funcionan las leyes del mercado manteniendo por un tiempo el monopolio y jugando con los precios de los mismos durante casi todo este año.

Más claro se los pongo, el Gobierno pretende justificar el Gasolinazo diciendo que ese es el precio real de los combustibles en el mercado, porque el precio del petróleo es alto y el del dólar también, factores que encarecen tanto la producción como la importación de los combustibles, situaciones que aunque son ciertas resultan insuficientes para justificar el dichoso gasolinazo, ya que lo que no nos dice el Gobierno es que la venta para consumo de los combustibles lleva una triple tributación (IVA, IEPS e impuesto a la emisión de carbono), resultando entre los tres un encarecimiento de más del 40% en el precio final de esos combustibles, mismo que va directamente a las arcas de la Federación y que al menos durante este 2017 así será, ya que solo desincorporará del monopolio en marzo a las regiones fronterizas, las cuales resultan intrascendentes en la recaudación, porque en virtud de los tratados internacionales sus pobladores tienen permiso para cruzar la frontera y surtir sus tanques en el extranjero, por lo que no afectan casi la recaudación y hasta el otoño al resto del país que sí es cautivo del monopolio estatal.

En conclusión la Reforma Energética no es mala en sí misma, al contrario es benéfica, lo que sí es no solo malo sino pésimo es su diseño e implementación, porque los lleva a cabo un Gobierno mentiroso y abusivo que quiere lucrar lo más posible con la misma, recetando a la población un aumento desmedido en el precio de los citados energéticos con la mentira de que el mercado tiene esos precios cuando la realidad es que esos aumentos en gran parte están en impuestos que el gobierno aplica específicamente en esos productos.

Por eso es comprensible el descontento social frente a esos aumentos, ya que una de las reacciones más airadas se da cuando uno descubre que ha sido víctima de un engaño y eso es lo que aquí ocurrió.

Lo que ya no se justifica es la ola de disturbios que hemos visto en forma de saqueos en varias partes del país, ya que una turba de vándalos de colonias populares (la Vulgar Canalla se decía en el México de principios del siglo XIX) se ha dedicado a entrar con violencia a establecimientos comerciales a robar aparatos electrónicos, de telecomunicaciones y por temporada de juguetes; con el pretexto de expresar su descontento con el gobierno por el gasolinazo pero con la verdadera intención de apoderarse ilícitamente de esos bienes.

Esto se debe a varias circunstancias, siendo la primera de ellas el descontento social frente a un gobierno que ha sido inepto, mentiroso, corrupto e insensible entre otros muchos defectos que tiene la actual administración federal.

Descontento que se ve constantemente atizado por agitadores provenientes de la extrema izquierda personificada por Morena y otros grupos comunistoides que existen en el país, quienes quisieron sacar beneficios electorales de esta situación incendiando las redes sociales con mensajes violentos en contra de la Reforma Energética e incitando a boicots y ataques a las empresas, incluso se pueden ver en redes sociales afiches con esos mensajes adornados con una caricatura de AMLO en la cual se ve como un muñequito simpático tipo Condorito, ya que según la creencia de esas personas los cambios para implantar su ideología deben de realizarse de manera radical e incluso la violencia es justificada, el clásico modus operandi de los marxistas, consistiendo esa ideología en estatizar la economía y perpetuarse en el poder por los siglos de los siglos hasta que quiebre el país y su régimen sea insostenible.

Pero no solo Morena tiene la culpa, también están los oportunistas que agitan a la gente para cometer delitos y luego decir que ellos los organizaron para que se pudieran hacer de cosas que de otro modo nunca tendrían y se vuelven líderes delincuenciales de barrio, quienes son premiados por la impunidad que existe y luego hasta negocian con el mismo Gobierno el uso de sus huestes para tal o cual fin, ejemplo de ellos tenemos a los 400 Pueblos o a Antorcha Campesina, entre otros.

Siendo el caldo de cultivo para todos estos desmanes no la pobreza o la marginación sino la ignorancia que es producto de un deficiente sistema educativo, el cual a todas luces le ha fallado a la sociedad, ya que ha sido incapaz siquiera de generar el mínimo nivel cultural en la población para distinguir lo correcto de lo incorrecto y lo que da más tristeza es ver que los padres de familia llevan a sus pequeños a robar los establecimientos comerciales y salen con los productos de sus fechorías con una sonrisa de oreja a oreja y obviamente los menores piensan que esa es la forma correcta de actuar y de grandes muy probablemente sean delincuentes ya que ni en la casa ni en la escuela les enseñan otra forma de vida.

Y como corolario a todo lo anterior tenemos a un Gobierno Federal inepto que se quedó pasmado ante la situación, vaya el Presidente ni si quiera interrumpió sus vacaciones pese a lo grave de la situación y solo apareció al final de las mismas dando un mensaje televisado en el cual solo reiteró las mentiras y medias verdades en torno a la Reforma Energética, diciendo además que no hay reversa en el gasolinazo (cuando sí la hay al eliminar impuestos como el IEPS) y exhortando a la población a mantener la calma; cuando en lugar de ello debió de dar la cara desde un principio y cumplir cabalmente con su encargo, o sea “Guardar y hacer guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen”, desde que la situación se tornó grave y en consecuencia tomar las medidas necesarias para restablecer el orden y al mismo tiempo para disminuir el descontento social.

En suma estamos frente a una medida necesaria pero mal implementada por el Gobierno Federal, la cual a la vez causó un malestar social y este último se mostró insensible e inepto frente a las circunstancias y la solución al problema no está en la ilegalidad (robos y saqueos en perjuicio de terceros que nada tuvieron que ver con la causa generadora del descontento), sino que está dentro de la legalidad al castigar en la urnas al Gobierno que falló y exigir a los legisladores que eliminen impuestos que solo aumentan el precio de los combustibles derivados del petróleo así como acelerar la entrada del libre mercado en la comercialización de los mismos.



felfebas@gmail.com

Twitter: @fefebas



--
Lic. Felipe de Jesús Fernández Basilio.
Avenida 20 de noviembre Oriente 333 interior 1A, Jalapa, Veracruz, México
Teléfono: 2281248986
AVC Noticias 2013 - Contacto redaccionavc@hotmail.comDiseño Amarillo Estudio • Programación Firewall Soluciones